Leyendas Nicaragüenses: Lista de las Leyendas de Nicaragua

leyendas nicaraguenses

1 de January de 2023

¿Te has preguntado alguna vez sobre los mitos y leyendas que se cuentan en Nicaragua?

Estas historias, llenas de misterio y magia, han sido transmitidas de generación en generación y reflejan la cultura y la historia de este país centroamericano. Desde historias de duendes que habitan en los bosques hasta las leyendas de apariciones que reclaman el alma de los vivos, estas leyendas nicaragüenses te mantendrán pegado a tu asiento.

¡Sigue leyendo para sumergirte en el mundo mágico de las leyendas nicaragüenses!

Leyendas populares de Nicaragua

A continuación, una lista de las leyendas nicaragüenses más populares, ya que son conocidas en todos los rincones del país.

El orden no tiene ninguna relevancia.

#1. La Leyenda de La Mocuana

La Mocuana es una leyenda popular en los departamentos de Sebaco, Matagalpa y Esteli.

Este espanto tiene origen durante el tiempo de la conquista española en Nicaragua, y es producto de un enamoramiento entre un español y una indígena. Esta historia termina en tragedia para la joven indígena quien fue traicionada y abandonada a su suerte en una cueva en el municipio de La Trinidad.

Desde entonces la Mocuana se aparece a los hombres o en los hogares donde hay recién nacidos. Este espanto tiene un alto nivel de peligrosidad.

#2. La Taconuda

La Taconuda es una entidad que simula a una mujer que se lleva el alma de los hombres cerca de cafetales y haciendas en Masaya.

Se cuenta que la taconuda es una mujer de más de 2 metros de altura, joven y con pelo largo que le llega hasta las pantorrillas. Ella es delgada, bustos respingados, con cara seca, ojos hundidos y labios pronunciados, pintados y coquetos.

Las víctimas de la taconuda son hombres, quienes son encantados por la belleza de este ente. Una vez estos están solos, la taconuda se transforma y ataca a su víctima.

#3. Toma tu teta

La historia del espanto que grita «Toma tu Teta» se origina en el área del departamento de León.

Se cuenta de una mujer a quien le robaron a su hijo recién nacido. Debido a su desesperación y dolor, esta mujer se volvió loca y deambulaba por la zona de carretera a León.

Lo único que esta mujer hacía al deambular era gritarle a cualquier pequeño que miraba «Toma tu Teta… Toma tu Teta… Toma tu Teta…

#4. El Padre sin cabeza

El Padre sin Cabeza era un fraile en tiempos de la colonia, que defendía a los indígenas y lo asesinaron el 6 de febrero de 1550.

Lo decapitaron y su cabeza rodó por las calles de la ciudad de León. Cuentan que el padre sin cabeza, anda penando y se pasa las noches recorriendo el pueblo.

Refiere la leyenda que el padre sin cabeza camina penando por el mundo, visitando los templos de las diferentes ciudades, rezando las letanías o el rosario, buscando su iglesia y su cabeza.

#5. El Espanto del Cerro Roldán

La finca San Cayetano, ubicada en el terrorífico cerro Roldán en Chinandega, es conocida por una leyenda aterradora: «El espanto del Roldán». Hace muchos años, durante la Semana Santa, un hombre que vivía en la hacienda desapareció mientras buscaba reses en el cerro.

Desde entonces, se han escuchado lamentos en el cerro, especialmente durante los días sagrados de la Semana Santa. Algunos dicen que es el espíritu del hombre suplicando a Dios que lo deje entrar al cielo, mientras que otros aseguran que es el espíritu de un alma condenada que quiere espantar a quienes no respetan los «días grandes» de la Semana Santa.

Si es jueves santo y el reloj marca la 1:00 de la mañana, se recomienda no salir de casa, ya que se puede escuchar un grito aterrador en la distancia.

#6. El Barco Negro del Gran Lago

La leyenda del barco negro del gran lago Cocibolca se refiere a una tripulación maldita, que fue condenada a no encontrar tierra.

Se cuenta que hace muchos años, una embarcación partía de Granada hacia San Jorge. Pero en el camino se encontraron con unos habitantes de una de las isletas quienes estaban muriendo por envenenamiento.

Los habitantes de la isla suplicaron por ayuda, pero la tripulación se negó a auxiliarlos. Debido a eso, los moribundos les gritaron:

«Malditos..a como se les cerró el corazón..así se les cerrara el lago»..

Desde entonces el barco nunca llego a su destino. Muchos cuentan que han visto un barco negro y muy viejo en el lago Cocibolca cuya tripulación grita preguntando donde queda San Jorge.

#7. La Llorona

la mocuana nicaragua

La Llorona es una figura aterradora que aparece en las historias que atemorizan a las comunidades campesinas. Sus lamentos se mezclan con el coro nocturno de animales y el sonido monótono de las aguas de los ríos y arroyos.

Este concierto lúgubre ha interrumpido el sueño de generaciones enteras en los pueblos escondidos en los misteriosos espacios vírgenes de América. La Llorona se manifiesta con un grito largo y doloroso, seguido del llanto desgarrador de una mujer cuyo rostro nunca ha sido visto.

¿Te atreves a escuchar el llanto de la Llorona en Nicaragua?

#8. La Mona

¡Témele a la Mona, también conocida como Mona Bruja o Mico Brujo, un personaje de una leyenda nicaragüense de origen chorotega!

Según esta leyenda de Nicaragua y muy aterradora, las monas eran brujas que podían transformarse en seres monstruosos y gigantescos, similares a monos, mediante oraciones indígenas ancestrales. Estas criaturas se desplazaban a velocidades increíbles entre los árboles para atacar a sus enemigos de manera sorpresiva, riéndose y gritando de manera escalofriante mientras dejaban a sus víctimas aturdidas o sin habla para siempre.

¿Te atreves a enfrentarte a la aterradora Mona Bruja?

#9. Chico Largo

Se dice que hace mucho tiempo, una laguna llamada Charco Verde en Nicaragua era gobernada por una entidad aterradora llamada Chico Largo.

Esta masa de agua verde, rodeada de árboles de todos los tamaños, estaba prohibida para los hombres, ya que Chico Largo decía que no eran dignos de bañarse en ella.

Sin embargo, algunos hombres se atrevieron a desafiar esta norma, lo que provocó la ira de Chico Largo, quien usó un hechizo para convertir a estos hombres en reses y así venderlas a los comerciantes cercanos.

Estos mercaderes, a su vez, recibían una gratificación por deshacerse de las reses lo antes posible.

#10. La Carreta Nagua

Esta es una de las leyendas nicaragüenses más populares y que se esparce sobre todo el territorio.

La gente se siente sobrecogida de terror cuando oye pasar la Carretanagua, que sale como a la una de la mañana, en las noches oscuras y tenebrosas.

La Carretanagua al caminar hace un gran ruidaje; pareciera que rueda sobre un empedrado y que va recibiendo golpes y sacudidas violentas a cada paso. También pareciera que las ruedas tuvieran chateaduras. La verdad es que es grande el estruendo que hace al pasar por las calles silenciosas a deshoras de la noche.

Los que han tenido suficiente valor de asomarse por alguna ventana y verla pasar, han dicho que es una carreta desvencijada y floja, más grande que las corrientes, cubierta de una sábana blanca a manera de tolda. Va conducida por una Muerte Quirina, envuelta en un sudario blanco, con su guadaña sobre el hombro izquierdo.

Va tirada por dos bueyes encanijados y flacos, con las costillas casi de fuera; uno color negro y el otro overo.
No da vueltas en las esquinas. Pues si al llegar a una tiene que doblar, desaparece; y luego se la oye caminando sobre la otra calle.

#11. La Cegua

La leyenda de la Cegua es una historia popular en Nicaragua que cuenta la historia de un ser sobrenatural que se aparece a hombres mujeriegos que viajan solos en la noche.

Se presenta como una joven hermosa, pero cuando los hombres se dan la vuelta para mirarla, descubren que en realidad es una calavera de caballo cubierta de carne podrida con una mirada fulgurante. La Cegua se aferra con fuerza al jinete y el caballo comienza a correr sin que nadie pueda detenerlo.

Esta leyenda de terror ha sido transmitida de generación en generación en Nicaragua y sigue siendo popular hasta el día de hoy.

#12. Leyenda de Arrechavala

El Coronel Joaquín Arrechavala fue un militar español que sirvió en Nicaragua durante el período colonial. Se le conoce por su odio y aversión hacia los indígenas y por su fama de ser un espíritu nocturno que paseaba por las calles de León, Nicaragua montado en su caballo blanco y vestido de militar, dando latigazos a los indígenas que encontraba.

La leyenda de Arrechavala cuenta que el coronel tenía grandes tesoros enterrados en diferentes lugares de la ciudad y que mató a los indígenas que le ayudaron a esconderlos, por lo que cayó sobre él la maldición de los indígenas Sutiabas y se convirtió en un espíritu condenado.

Según la tradición, su espíritu dejará de molestar si logra conversar con algún familiar para indicarle dónde están enterrados sus tesoros.

#13. El Guásimo Renco

Allí en el camino siniestro de Santo Tomás yacían los restos del difunto Pacheco García. Una cruz negra, ahora verdosa por el paso del tiempo, era lo único que quedaba del famoso bandido que había asolado las comarcas y haciendas de la zona hace décadas.

Se dice que el alma de Pacheco García vaga por las noches en el llano, y nadie se atreve a cruzar el llano de noche por miedo a encontrarse con este espanto. Si algún viajero se ve sorprendido por las sombras de la noche, se detiene y pasa la noche en algún rancho hasta que llegue el alba para continuar su camino. La cruz del muerto se encuentra al pie de un árbol llamado guácimo gacho, y es por eso que a Pacheco García se le conoce como «El Espanto del Guácimo Renco».

Este siniestro bandolero era el líder de una cuadrilla de veinte salteadores que saqueaban las haciendas en plena época de guerra. Era conocido por robar y asesinar sin piedad, y solía escoger los mejores potros de los hatos y llevarse a las mujeres más hermosas, matando a quien se interpusiera en su camino. A pesar de su violencia y crueldad, nunca fue capturado por las fuerzas del gobierno, ya que conocía como nadie los alrededores y podía esconderse en las espesuras de los montes. ¿Te atreves a enfrentar al espanto de Pacheco García?

#14. El Punche de Oro

En Sutiaba existe un tesoro enterrado y el espíritu de ese tesoro sale por las noches dos veces al año: antes de la Semana Santa y en agosto, durante la mera mitad del invierno.

Esta leyenda nicaragüense trata de un inmenso cangrejo que brilla como el oro. Emergiendo del furibundo oleaje del Océano Pacífico, enciende las playas de Poneloya y todo su largo itinerario, arrastrándose entre montarascales, hasta llegar a la comunidad indígena de Sutiaba y detenerse ante la puerta mayor de la iglesia.

Pasa luego a reverenciar el Sol suspendido en la bóveda del vetusto templo.

Todos los que han tratado de perseguir al Punche de Oro se quedan sin habla durante varios días. Cuando lo agarren, van a desencantar al Cacique Anahuac, a quien los españoles ahorcaron en un palo de tamarindo que todavía se admira en Sutiaba.

Dicen que el palencón vive permanentemente cargado, dando tamarindos gigantes que no se pueden comer. El Punche también sale para que un sutiabeño lo agarre, encuentre el tesoro y se haga rico.

#15. La Diosa de la Barranca

La princesa puede aparecer con toda la divina belleza de su juventud, o como la cuasi momia horrorosa y decrépita que es. Sale al camino para salvar y aconsejar al bueno, o para perder y “jugar” al malo.

Pero no sale de repente, no es su intención sorprender, sino que el vidente bendito o maldito la ve venir a lo lejos, sobre el camino. Si viene juvenil y esplendorosa el alma del mortal se ensancha de regocijo y felicidad a cada paso que avanza hacia ella. Si se aproxima como bruja, los cabellos de la víctima se erizan, se desgonzan las piernas, y sobre la frente corre un sudor de alquitrán congelado que quema y aterroriza.

#16. La Iracunda Serpiente de Catedral

La crónica dice que una víbora de dimensiones inimaginables vive debajo de Catedral de Leon.

Las dimensiones de este reptil son tan grandes que su cola llega a tocar los cimientos de la Iglesia de Sutiaba. El motivo por el que no ha podido moverse de esa ubicación, se debe a que su cuerpo se encuentra sujeto por uno de los cabellos de la Virgen de la Merced.

La culebra ha tratado de zafarse durante años, sin embargo, por más que se mueve, se estira y se contrae, su cuerpo continúa perfectamente aprisionado por ese “pelo divino”.

A pesar de eso, la gente cree que tarde o temprano la serpiente se liberará y será entonces cuando sobrevenga la tragedia a esa ciudad nicaragüense, pues los movimientos de esa criatura harán que el suelo se reblandezca y ocurra un terremoto del cual muy pocos se van a salvar.

#17. La leyenda del Cadejo

leyendas de nicaragua

Cuenta la historia de un perro blanco y un perro negro que acompañan a las personas cuando están borrachas y las ayudan a llegar a casa. Según la leyenda, el Cadejo blanco es bueno y protege a las personas, mientras que el Cadejo negro es malvado y trata de hacerles daño.

#18. La leyenda de la rana de oro

Esta leyenda cuenta la historia de una rana que vivía en un río de Nicaragua y que tenía un tesoro escondido en su panza. Muchos intentaron atraparla para sacarle el tesoro, pero la rana siempre se les escapaba.

#19. La leyenda de la laguna de Tisma

Según esta leyenda nicaragüense, en la laguna de Tisma hay un espíritu que habita en el agua y que se aparece a las personas que se acercan a la laguna. Este espíritu es conocido como la «Dama de Tisma» y se dice que tiene poderes sobrenaturales.

leyendas nicaraguenses populares

#20. La leyenda de la selva de Somoto

En esta leyenda se cuenta que en la selva de Somoto hay un espíritu que protege a la selva y a todos los animales que viven en ella. Este espíritu se llama «La Madre Selva» y se dice que tiene poderes mágicos que le permiten controlar el clima y proteger la selva de cualquier peligro.

Leyendas de la Costa Caribe de Nicaragua

leyendas de la costa caribe de Nicaragua

La Costa Caribe de Nicaragua es una región de leyendas y mitos tenebrosos que han sido transmitidos de generación en generación a lo largo de los siglos, pero que son poco conocidos por las demás regiones del país.

Estas leyendas nicaragüenses han sido parte de la cultura de la Costa Caribe durante siglos y siguen siendo contadas en las noches oscuras como una forma de recordar el pasado y mantenerse a salvo de los peligros ocultos en la oscuridad.

Aprendamos sobre las leyendas nicaragüenses propias de la Costa Caribe.

#1. La mujer pescado

Es uno de los mitos más extendidos universalmente, la existencia de sirenas. En algunos poblados de pescadores se cuenta que todas las noches se baña una mujer con bello rostro y cola de pescado.

Se dice que tienen un encanto especial que embruja a aquellos que la observan de cerca. A partir de ese momento no se sabe nada más de ellos.

#2. La Negra Camila. 

Esta leyenda nicaragüense se remonta a la llegada de las tribus provenientes de África que se caracterizaban por tener la tez negra. Entre la multitud destacaba Camila, una mujer de esbelto cuerpo, gran porte y piel oscura. Se decía que era hija de un jeque árabe y su madre era de origen humilde, por eso trataba de la misma forma a las personas sin importar su clase social, algo que le granjeó muchas simpatías.

Un día, mientras estaba ayudando con la pesca del día a su familia, un pirata británico que llevaba por nombre Francis Drake pasó con su barco por la zona y al verla se enamoró perdidamente de ella. Tras insistir a Camila para que se fuera a vivir con él a la isla de La Española, la bella señorita aceptó de buen grado la proposición y desde entonces se dice que se la vio feliz cultivando tabaco y coco, y dejando un gran número de descendientes que han hecho su vida en el Caribe.

Su nombre forma parte de las leyendas de la Costa Caribe debido a su gran influencia y descendencia aportada a esta región.

#3. Lloros de maíz. 

Algo bastante increíble tuvo lugar durante un tiempo en el municipio de El Rama. Un joven tenía una peculiaridad muy especial. Y es que cuando lloraba en vez salirle lágrimas, tenía pequeños granos de maíz. Se dice que cada mañana su madre tenía que barrer su cama porque estaba llena de este cereal por todas partes.

#4. Atrapado por el diablo. 

Un hechicero que siempre estaba haciendo rituales de todo tipo desapareció un día en un cerro. Tras varias horas de búsqueda, los habitantes de la zona le encontraron atado con una planta trepadora (bejucos que lo llaman en el Caribe). Según la versión del hombre, había sido el demonio que le había amarrado, con lo que los lugareños le llevaron al cura para que rezara por él.

#5. El cerro de Matica

Cuentan los pobladores del rama que en el cerro Matica hay una cueva que en ella se escondía Henry Morgan, mejor conocido como el pirata Morgan quien venía navegando por río escondido a Nicaragua.

En la cueva todavía sobreviven grandes cadenas donde suponen que Morgan amarraba su barco. Dicen algunos que de la cueva salen luces en las noches de luna llena, otros que han visto salir a un hombre muy luminoso cubierto de oro y plata dicen que son los acompañantes de Morgan que descansan en la cueva cuidando el tesoro que allí dejó el pirata

#6. La piedra de Paul

Quizás esta sea la leyenda nicaragüense que más eco ha hecho en la Región Autónoma del Atlántico Sur por ende algunos habitantes del centro y occidente del país han escuchado algo de ella. En Bluefield aún podemos encontrar la enorme Piedra de Paul; un misterioso lugar.

La piedra que guarda muchas anécdotas de los visitantes la historia cuenta que debajo de esta piedra se encuentran tesoros escondidos de oro y otras piedras preciosas, pues se cree que esta piedra fue utilizada por los piratas que llegaron a Bluefields y les sirvió como escondite cuando se acercaban los enemigos y sorpresivamente ellos salían vencedores.

¿Disfrutas de las leyendas nicaragüenses?

Las leyendas nicaragüenses son muchísimas. Cada comarca, comunidad y municipio tiene sus propias historias que han sido transmitidas por generaciones.

Si te han gustado las leyendas de Nicaragua, no dudes en compartirlas para que esta tradición siga cultivándose a través del tiempo.

How useful was this post?

Click on a star to rate it!

Average rating 0 / 5. Vote count: 0

No votes so far! Be the first to rate this post.

You Might Want to Read...

0 Comments

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *